Cuatro motivos por los que Pumas está en la cima

31 enero, 2018
Foto: Álvaro Paulín / Imago 7 / Matías Alustiza

Roberto Quintanar

Roberto Quintanar

EDITOR

Universidad pasó en unos pocos meses del infierno al paraíso, y aunque el torneo todavía es muy joven, los cambios que David Patiño ha realizado como estratega felino han comenzado a rendir frutos.

A continuación te presentamos cuatro motivos por los que Pumas se encuentra en la cima de la clasificación hasta la jornada 4 del Clausura 2018.

1- La salud de Nico Castillo

Foto: Álvaro Paulín / Imago 7 / Nicolás Castillo

Sin dudas, una de las causas más importantes del levantón auriazul es que su goleador goza de buena salud actualmente. Alejado ya de las dolencias del año pasado, el killer universitario se ha convertido en la pieza más importante para su equipo en este torneo.

Si Nico se mantiene al 100 por ciento, los Pumas podrán soñar en grande, especialmente ahora que ha encontrado mejores socios al ataque.

2- Refuerzos acertados

Foto: Álvaro Paulín / Imago 7 / Alex Arribas

A diferencia del semestre pasado, los refuerzos llegados a Ciudad Universitaria fueron los correctos. Luis Fuentes y Alejandro Arribas han dado mayor solidez defensiva al cuadro del Pedregal, algo de lo que careció en el Apertura 2017.

Por otra parte, Matías Alustiza se ha convertido en un buen socio de Nico Castillo en el ataque, mientras que con el arribo de Erick “Cubo” Torres por fin Pumas tiene un sustituto natural para el ‘9’ chileno.

3- El nivel de Marcelo Díaz

Foto: Ismael Arroyo / Imago 7 / Chelo Díaz 

El que ‘Carepato’ se haya reencontrado con su mejor versión ha transformado el medio campo de Universidad. Chelo es el director de orquesta del equipo de Coyoacán, algo que desde hace tiempo no tenía.

4- David Patiño

Foto: Ulises Naranjo / Imago 7 / David Patiño

Sin duda, la principal causa de la mejoría universitaria descansa en su DT, que ha conformado un buen cuerpo técnico y trabajado de forma correcta para levantar futbolística y anímicamente a sus dirigidos.

La mejor decisión de la directiva encabezada por Rodrigo Ares de Parga fue darle la confianza a un tipo que conocía como nadie las entrañas de la institución.